logo

Escoge tu ciudad

Cambiar de ciudad

Suscríbete a nuestras ofertas

Sobrevivir a las Fiestas: consejos navideños para runners

Sobrevivir a las Fiestas: consejos navideños para runners

La Navidad nos acerca un tiempo de excesos. Si quieres sobrevivir a estas próximas Fiestas, te recomendamos calzarte las zapatillas y disfrutar del asfalto para sudar esas ingestas de más que pueden lastrar tu carrera.

Consejos saludables para que la Navidad no te pase factura:

1. Brindar con amigos y familiares es un clásico... del que, en esta señalada época, abusamos especialmente. El truco está en la moderación. El consumo de alcohol disminuye la glucosa y la utilización de aminoácidos, lo que puede afectar a nuestro rendimiento físico y, como consecuencia de ello, a la aparición de lesiones. Pero eso no significa que no podamos beber una cerveza o un vino en estas Fiestas. Un consejo esencial es comer algo antes y beber agua mientras ingieres cualquier bebida con alcohol.

2. Bajar la comilona… y dejar la carrera para el día siguiente. Nuestro cuerpo es una máquina perfecta, pero también necesita sus tiempos. No es bueno forzar el organismo después de una comilona estupenda. Deja pasar las horas reglamentarias de digestión y comienza con un ejercicio de intensidad suave. Caminar a paso ligero es magnífico para facilitar la digestión y para quemar un poco las grasas de más. Al día siguiente, percibirás que tu organismo está más receptivo y podrás aumentar tu ritmo de carrera.

3. Cuidar el estómago. El proceso metabólico de las grandes comilonas unidas con el alcohol es muy diferente del que se produce cuando ingerimos alimentos con normalidad. De hecho, el alcohol se dirige directamente al duodeno, donde nuestro organismo realiza su absorción directa en la sangre. Esto, lógicamente, no ayuda demasiado a nuestro estómago, que responde con una secreción intensa de jugos gástricos: el escenario perfecto para padecer un proceso inflamatorio en esófago y estómago. No, no es lo mejor para correr, por eso te recomendamos comer y beber con moderación.

4. San Silvestre: el mejor plan. Sabemos que entre Nochebuena, Navidad y Nochevieja hay un plan magnífico que nos aportará motivación y una meta perfecta para correr y sonreír a partes iguales. Elige la San Silvestre de tu ciudad o localidad más cercana y disfruta con una buena sudada sobre el asfalto. No existe mejor opción para despedir el año y para eliminar algún exceso navideño acumulado.

5. "El mito: el alcohol no engorda". El alcohol tiene 7 kcal por gramo y lo peor es que esas calorías no sirven para nada: no poseen nutriente alguno. Es por eso que cargar a nuestro hígado con este trabajo, es darle el doble de trabajo… y eso que en estas fechas tiene bastante. Ante ese dilema, es mejor elegir el alcohol fermentado que el destilado, ya que las bebidas alcohólicas fermentadas (cerveza, vino, sidra…) aportan muchas menos calorías que las destiladas y, como siempre decimos, beber con moderación.

6. Más calidad, menos cantidad. Comer bien no significa comer demasiado. Durante las Fiestas, tendemos a comer muy por encima de lo que necesita nuestro organismo. Intenta no pasarte y trata de colocar un poquito menos en el plato... eso sí, disfruta de todo ello y, si puedes, intenta no repetir dulces.

7. Efecto diurético. No es ningún secreto que el consumo de alcohol es muy diurético, es decir, se elimina agua y electrolitos del organismo. Esto, obviamente, no cuenta como kilómetros acumulados. De hecho, tienen un efecto completamente adverso: puede dar lugar a un mayor riesgo de deshidratación cuando volvamos a correr, lo que implica una importante pérdida de vitaminas y minerales imprescindibles para nuestro rendimiento como son el potasio, magnesio, fósforo y calcio. Por eso, el mejor truco para beber alcohol es beber agua entre medias de su ingesta.

8. La adaptación es la clave de la supervivencia. No tiene sentido forzar el organismo si está cansado, fruto de los excesos de la noche anterior. Intenta cambiar las cuestas por series en llano y si quieres intenta cambiar las series por rodajes… Esta negociación con tu cuerpo te permitirá sobrevivir mejor a estas fechas (si lo necesitas, alterna caminar con correr o, si quieres, elige un rodaje suave y regenerador, evita series duras, rueda más lento durante más kilómetros, etc).

9. Menos fuerza. El alcohol disminuye directamente en el rendimiento, reduce la fuerza y la potencia durante nuestra carrera. Eso no quita que, dentro de los cánones de un consumo moderado, el consumo de un par de copas de vino (alcohol fermentado), puede ser beneficioso para la salud, sobre todo para el sistema cardiovascular.

10. Mantenerse vivo. Aunque apetezca quedarse durmiendo, es bueno que no se peguen las sábanas. El esfuerzo es grande, pero la recompensa también lo es: cálzate las zapatillas, abrígate bien y ponte en marcha con celeridad. Tu organismo agradecerá sentirse vivo y en movimiento.

Cómo tratar la Fascitis Plantar
Alimentos para runners